APÁRTATE DE LAS PREOCUPACIONES

¿Vives con la idea de que si te preocupas lo suficiente por el dinero, la paz y la tranquilidad estarás libre de deudas y estarás tranquila? Nada se encuentra más lejos de la verdad. La preocupación, la ansiedad y el miedo sólo generan más preocupación, ansiedad y miedo. No generan dinero, ni paz, ni tranquilidad. Échale el ojo a esto… Si te das cuenta de que no puedes deshacerse de la maña de preocuparte, trata de limitar tu tiempo de preocupación a un período de cinco minutos o lo que dura una canción del “Chapo de Sinaloa” en un momento específico del día. También puedes auto decirte una frase que te calme como “tranquila, estoy bien”. O algo como, “yo se que puedo hacer cosas que me diferentes a las que hago”. O “todo va a estar bien”. Repítalas varias veces cuando te preocupes o te agüites.

Next “Utiliza Tu Imaginacion”